¿Qué profesiones surgirán con el coronavirus?

23 de Dic de 2020
Termina 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus que ha transformado la vida de las personas y también la de las empresas. El teletrabajo se ha introducido en los equipos como una alternativa que se puede quedar para mejorar la conciliación entre la actividad laboral y la familiar, pero es en estos momentos comienzan a vislumbrarse profesiones que se han visto reforzadas y que aumentarán su demanda en los próximos años.
 
Un informe realizado por Infoempleo y el grupo Adecco reveló las profesiones más demandadas entre el 15 de marzo y el 15 de mayo teniendo en cuenta el número de ofertas. Los repartidores acumularon un 5.3% de las mismas, situándose solo una décima por encima de los profesores. Empatados en tercer lugar se encuentran los agentes de seguros y los comerciales con un 3,8% del total de los puestos ofertados.
 
El futuro irá asociado a la logística vinculada al canal online dado el auge del comercio electrónico que se ha dado durante los meses de pandemia. Perfiles como reponedores, teleoperadores, perarios cualificados con formación en tratamiento de sistemas y metodologías Lean, perfiles de Automatización y RPAS coparán la mayoría de las ofertas junto a informáticos, expertos en Big Data, inteligencia artificial, entornos cloud o robótica. El envejecimiento de la población hará que siga al alza la contratación de perfiles sanitarios.
 
Temporalidad y flexibilidad
 
La pandemia también ha hecho que se establezcan unas nuevas condiciones laborales que van a imperar en el futuro. La primera de ellas es la temporalidad. Las empresas se encuentran en una situación de incertidumbre que hace que se decanten por no hacer indefinidos a sus trabajadores a pesar de los incentivos que hay.
 
Otra de las características fundamentales del trabajo a día de hoy y en el futuro es la flexibilidad. El confinamiento ha sacado a la luz que con el teletrabajo los empleados pueden conciliar mejor su vida familiar con su actividad laboral. Esto ha hecho que las empresas comiencen a elaborar fórmulas mixtas en las que combinan el trabajo en las instalaciones con otros días en los que los trabajadores realizan su actividad laboral desde sus domicilios. Esto hace que puedan conjugar la productividad laboral en un entorno conocido con la realización de actividades domésticas, pasando tiempo de calidad con sus familiares.