Así se hace el currículum perfecto

24 de Jun de 2020
Hoy en día, la búsqueda de trabajo puede ser una tarea compleja. La competencia es enorme, la gente está muy preparada y el persona del recursos humanos recibe muchos currículos al día. Es imprescindible que el tuyo destaque entre el resto, que sea atractivo visualmente, fácil de leer y que dijese exactamente aquello que hará que te llamen para una entrevista. Estos son algunos consejos para crear el currículum perfecto:
 
1. Sintetizar
Pensar que por hacer un currículum de 10 páginas vas a triunfar es un gran error. Nadie lo va a leer.  Debe ser claro y conciso, de dos páginas como máximo. De nada sirve un currículum interminable, especialmente si acabas de salir de la universidad o solo tienes unos pocos años de experiencia. 
 
2. Estructura adecuada
En primer lugar se deben incluir los datos personales y de contacto, junto con una fotografía. Nombre y apellidos, fecha de nacimiento, lugar de residencia, teléfono y mail de contacto. Conviene crearse un mail exclusivo para temas laborales, que sea serio y te permita tener ordenados y controlados todas las ofertas y mensajes de trabajo que recibas.
En segundo lugar, si tienes experiencia laboral, es conveniente darle prioridad, por encima de los estudios. Explicar, en orden cronológico inverso, las empresas y puestos en los que has trabajado y la duración de los mismos.
Después, indicar la formación, nivel de idiomas y conocimientos en ofimática.
Por último, aportar otros datos que puedan ser de interés, como carné de conducir, vehículo propio, disponibilidad para viajar, etc.
 
3. Cuidado con la fotografía
Debe ser tamaño carné y solo del rostro. Es conveniente que esté bien iluminada y que tu gesto sea amable. Hay que evitar complementos que oculten tu cara, como pañuelos, gafas de sol, etc. Por supuesto, no elegir fotografías recortadas de una foto de grupo.
 
4. No mentir
No pongas datos falsos, puesto que aunque puedan conseguirte una entrevista, la empresa pronto se dará cuenta de que no posees esas capacidades y, además de no conseguir el puesto, obtendrás una mala imagen y reputación.
 
5. Adaptado al trabajo que quieras conseguir
No existe el currículum universal perfecto. Todo depende del trabajo que quieras conseguir, tanto a nivel de contenido como visual. 
En el primer caso, no debes incluir datos que no sean de interés para el puesto de trabajo, incluso aunque sean positivos, puesto que podrían eliminarte como candidato. Por ejemplo, si echas un currículum en una panadería, de nada servirá decir que tienes un grado en Periodismo o, en el caso contrario, si quieres trabajar en la sección deportiva de un periódico, poco importará que hagas unos postres deliciosos.
A nivel visual, esto también es un punto muy importante. De esta forma, si eres abogado, tu currículum deberá tener un aspecto serio y sin florituras, mientras que si estás buscando un puesto de creativo en una agencia de publicidad, los colores y las cosas más extravagantes serán un punto a favor.
 
6. Referencias
Si puede ser, incluye un apartado en el que hagas saber que posees referencias de tus jefes de trabajos anteriores por si las necesitan.
 
7. Diferénciate del resto
Son muchos los currículums que llegan cada día a las empresas. Por ello, es conveniente que el tuyo sea diferente del resto. Tipo de papel, letra, un link a una presentación, un videocurrículum… Teniendo claras las bases de un buen currículum, puedes adaptarlo como consideres.