Cómo hacer una carta de presentación atractiva

08 de Ago de 2017
Carta de presentación

En muchas ocasiones, a la hora de buscar trabajo, además del currículum es conveniente incluir una carta de presentación, que permite complementar la información del mismo.  Comunicar a la empresa qué tipo de trabajo estás buscando, cuáles son tus metas laborales, indicar por qué estás interesado en trabajar en la compañía, dar a conocer algunos datos de interés o demostrar tus conocimientos sobre el sector son algunos de los elementos que se pueden incluir en una carta de presentación.

En última instancia, lo que se pretende es destacar tu CV sobre el resto, hacer más atractiva tu candidatura, lograr que la persona de recursos humanos encargada de hacer las primeras cribas, se fije en ti.

En primer lugar, debes tener en cuenta que, al igual que el currículum, una buena carta de presentación debe estar personalizada, esto es, tiene que estar dirigida a una empresa o un puesto de trabajo concreto.  Aunque tengas una plantilla base, deberás adaptarla a cada oferta para que la empresa pueda comprobar que realmente tienes interés en el puesto y has empleado tiempo en comunicar tanto lo que tienes que ofrecer como lo que buscas.

No olvides incluir tu nombre y datos de contacto. Lo más adecuado es incluirlos en la parte superior derecha, para que sean fácilmente visibles.

Si se trata de una respuesta a un anuncio concreto, deberás hacer referencia al mismo. Te recomendamos indicar que cumples con los requisitos solicitados y hacer mención a ellos de forma breve. Destaca lo más importante de tu carrera laboral de acuerdo con el puesto solicitado, ya sean los años de experiencia en un puesto similar o formación y expediente.

En caso de que estés mandado tu currículum a una empresa de forma espontánea, esto es, que no haya publicado explícitamente una oferta de empleo, la carta de presentación será una oportunidad para mostrar iniciativa, tu interés en la compañía y lograr que se interesen por ti aunque no estén buscando a nadie de forma activa en ese momento. En este caso, conviene empezar con una breve presentación de tu formación y experiencia, seguida de la razón por la que deseas trabajar en la empresa.

En ambos casos, puedes terminar expresando tu deseo de tener la oportunidad de conversar con ellos en una entrevista personal más extensa, donde podáis intercambiar información acerca del sector, de la empresa y de la posibilidad de trabajar juntos.