Cómo responder a la temida pregunta: “¿Cuánto quieres cobrar?”

06 de Jul de 2020
“¿Cuánto quieres cobrar?” o alguna de sus múltiples variantes es una de las preguntas más incómodas que te harán en una entrevista de trabajo. Mucha gente tiende a no contestar por miedo a ser descartado, a que elijan a otro para el puesto o a perder capacidad salarial. Sin embargo, debemos estar preparados para que nos la formulen y tener una respuesta preparada. 
 
Podría parece que si hablas de dinero en una entrevista de trabajo, solo te importa el sueldo y no el trabajo en sí. Al menos, eso es lo que nos han dicho a muchos: “en una entrevista, ni se pregunta por el sueldo ni por las vacaciones porque denota vagancia y falta de motivación por el trabajo”. ero esto es totalmente falso. Todo el mundo trabaja para ganar dinero, incluso la gente que ama su trabajo. Los artistas, cuyo trabajo es también su afición, trabajan para ganar pasta. Esto es así. El entrevistador saber que el sueldo es importante, así que de nada sirve quedarte callado. Es necesario haber meditado en casa y haberse documentado. De esta forma, transmitiremos tranquilidad y firmeza. Mostraremos que somos una persona preparada que sabe lo que quiere y que se ha informado de cómo está el sector, proactiva y con expectativas claras.
 
Infórmate y ponte en valor
 
En primer lugar, debes conocer el salario medio del puesto al que aspiras, lo que podrás encontrar preguntando a gente que conozcas en puestos similares o consultando el convenio. No debes decir una cifra exacta, sino el rango de salario al que aspiras. No estarás menospreciando el trabajo ni diciendo cantidades desorbitadas. 
 
Debes ser realista y poner en valor tu conocimiento y tu experiencia. Dentro del rango cobrado en el convenio, no será lo mismo si llevas 10 años trabajando que si acabas de empezar. A la hora de responder, destaca tus puntos fuertes, esos que te hacen merecedor de cobrar ese salario.
 
Recuerda que debe quedar claro si hablas de sueldo bruto o neto, mensual o anual, el número de pagas, si entran dietas o complementos, etc.
 
¿Qué debes evitar?
 
No te recomendamos dar respuestas evasivas. Alegar que necesitas conocer las responsabilidades que implica el puesto o decir que desconoces el salario medio del trabajo al que aspiras no es una buena opción, ya que muestra que no te has informado lo suficiente.
 
Optar por decir que no te importa el salario tampoco es conveniente. Es una mentira evidente y, como hemos mencionado antes, nadie trabaja por caridad. Eso se llama voluntariado. Además, decir que cobrarías cualquier cosa que te ofrezcan sería restarte valor, y si tú no te valoras, nadie lo hará.