Cinco trucos para tener éxito en una entrevista de trabajo

27 de Dic de 2018

Uno de los momentos más temidos por los ciudadanos que aspiran a acceder a un empleo son las famosas entrevistas de trabajo. Aunque se trata a menudo de un momento decisivo en este tipo de procesos, buena parte de la población suele acudir a ellas con miedo, una actitud que se refleja en las respuestas que se dan, lo que puede llegar a ser muy perjudicial para el candidato.

Además de tener presentes técnicas innovadoras como el ‘elevator pitch’ o las claves a tener en cuenta para llevar a cabo presentaciones de alto impacto, es conveniente que atiendas a una serie de trucos que pueden serte de gran utilidad a la hora de tener éxito en una entrevista de trabajo. Bajo estas líneas puedes encontrar cinco de ellos.

  • Comunicación: cada gesto y mirada cuenta lo mismo que las palabras. Aprender a comunicar correctamente con el cuerpo es, por tanto, muy importante, ya que ayudará a triunfar a la hora de conseguir el empleo  y proporcionará confianza en numerosos aspectos de la vida, más allá de los laborales.
     
  • Mente: lo que se piensa antes y después de una entrevista puede condicionar el resultado del proceso, ya que una actitud negativa impedirá que el desarrollo natural  de esta siga su curso. Es necesario afrontarla con entereza y tranquilidad y no verla como un momento crítico y definitivo.
     
  • Preparación: antes de acudir a la cita es preciso que se recabe información sobre la empresa a la que se va a optar, desde su filosofía de trabajo hasta en qué labores está inmersa, pasando por los proyectos de futuro que sus responsables tienen entre manos. Del mismo modo, conviene repasar el currículum vitae, ya que numerosas preguntas girarán en torno a este y una repuesta dubitativa al respecto puede ser muy perjudicial.
     
  • Seguridad: la confianza en uno mismo es un factor determinante en la mayoría de las entrevistas de trabajo. Para ganar seguridad y responder en el acto, es recomendable dar solo información útil, tratando de divagar lo menos posible. Para ello, es conveniente ensayar ante el espejo o junto a otra persona verbalizando y gesticulando.
     
  • Preguntas: ¿Cuál ha sido tu mayor logro profesional?, ¿por qué deseas este puesto?, ¿qué es lo que menos te gustaba de tu anterior empleo?, ¿prefieres trabajar solo o en equipo? o ¿cuál es tu salario deseado? Son algunas de las cuestiones más peligrosas en este tipo de procesos. Trata de preparar respuestas elocuentes en este sentido, evitando causar una mala impresión en el entrevistador pero sin dejar de lado por completo la sinceridad, pues las contestaciones demasiado diplomáticas también te pueden penalizar.