El decálogo del opositor

20 de Ene de 2020
Consejos para opositores
Con las tasas de paro, la precariedad laboral y el fantasma del despido acechando en la sombra, son muchos los jóvenes, y no tan jóvenes, que se decantan por estudiar una oposición. Trabajo seguro para toda la vida y con un sueldo digno; esos son los dos principales motivos por los que muchas personas se aventuran en el universo opositor. Sin embargo, antes de tomar una decisión tan importante como esta, es recomendable saber dónde te metes y reflexionar sobre si este es el camino que realmente quieres. Aquí os dejamos 10 elementos a tener en cuenta:
 
1. ¿Estás seguro?
Siendo funcionario tendrás trabajo seguro y con un sueldo que te permita vivir dignamente. Eso es cierto, pero existen muchas otras cosas. ¿Vas a ser feliz haciendo ese trabajo el resto de tu vida? ¿Tienes algún sueño profesional escondido en la recámara? ¿Estás dispuesto a perder los próximos dos o tres años de tu vida? ¿El esfuerzo merecerá la pena? Se trata de una reflexión muy personal y que debes hacerte de forma constante. No solo antes de empezar, sino de forma periódica. Nuestra recomendación, que una vez al mes te plantees si quieres seguir o no en esta aventura.
 
2. Una carrera de fondo
Si no eres constante es totalmente imposible que apruebes, así que debes plantearte si vas a poder madrugar todos los días para estudiar ocho horas diarias. Si, además, tu oposición tiene pruebas físicas, deberás emplear parte del tiempo en prepararlas. Aunque cojas la oposición con fuerza, no estudies 10 o 12 horas porque te cansarás en unos meses y te desmoralizarás al ver que aún queda mucho tiempo por delante. Motivación, constancia y positivismo.
 
3. Tú y tus circunstancias
Algo que no suelen decirte antes de embarcarte en una oposición es que, probablemente, pierdas muchas cosas por el camino. Te recomendamos que analices a fondo tu situación personal. ¿Tienes hijos o algún familiar a quien debes cuidar? ¿Tienes pareja? ¿Vas a dejar de trabajar? ¿De qué tiempo dispones? ¿Tienes ahorros o alguien de quien puedas vivir sin trabajar durante los próximos años? Opositar a la par que un trabajo o algo que te quite mucho tiempo es tremendamente complicado.
Debes explicarle a tu entorno que vas a opositar y asegurarte de que entienden lo que eso implica. Deben saber que no estarás tan disponible como antes, que tienes mucho que estudiar, que necesitas concentración y que no podrás dedicarle mucho tiempo al resto de cosas. En los momentos bajos, que los tendrás, necesitas que tu gente te apoye, y no escuchar reproches como “nos tienes abandonados”, “ya no hacemos nada juntos” etc. porque te sentirás presionado. Si estás a esto, estás a esto.
 
4. Una academia
Apúntate a una academia. Allí están acostumbrados a preparar a muchos opositores y te podrán ayudar a preparar los temas y resolver dudas. Además, conocerás a personas en tu misma situación y con tus mismos objetivos.
 
5. Rutina y organización
Además de acondicionar un lugar de estudio, te recomendamos que te hagas un plan anual. Ponte pequeñas metas, apúntate qué temas quieres estudiar cada semana y deja uno o dos días a la semana para repasar y test.
 
6. Ejercicio
Si tus oposiciones tienen pruebas físicas, este campo lo tienes más que cubierto. Si no, te recomendamos que hagas algo de ejercicio todos los días, te despejará la mente y te mantendrá en forma.
 
7. Una alimentación equilibrada
Comer bien es importante. Si tienes a alguien que te haga la comida, perfecto, una preocupación menos. Si te la tienes que hacer tú deberás ser cuidadoso y no caer en la comida basura o los alimentos precocinados por falta de tiempo.
 
8. El sueño es importante
Dormir bien es fundamental. Si no, no podrás estudiar ni concentrarte. Deberás dormir 8 horas diarias y en las mejores condiciones posibles, es decir, sin interrupciones nocturnas, en un colchón adecuado, etc.
 
9. No adquieras nuevas obligaciones
Debes saber que en una oposición, cuantas menos obligaciones tengas, mejor. Por eso, muchos jóvenes opositan en casa de sus padres, sin tener que preocuparse por el dinero y a mesa puesta. Eso, egoístamente, es lo mejor, lo más fácil para ti. Si esta situación no es la tuya, trata de minimizar tus obligaciones y no te embarques en nuevos proyectos mientras estés opositando.
 
10. Antes de comenzar, mira todas las bases
Parece una tontería, pero es imprescindible que antes de mirar academias, comprar los temas y enclaustrarte, debes mirar bien las bases de la oposición. Cada cuánto salen, cuántas plazas suelen poner, cómo es el temario y, sobretodo, cuáles son los requisitos. En algunas oposiciones no dejan entrar a personas con los pies planos o con mucha miopía, por ejemplo, por ello debes revisarlo todo bien. Sería desesperante que después de aprobar todos los teóricos y pasar las pruebas físicas te denegaran la plaza por no pasar el reconocimiento médico.