Los procesos de selección más raros que jamás has visto

20 de Jul de 2017
Hotel Marriot

Muchas veces los reclutadores se quejan de que los candidatos responden a las preguntas de forma automáticas. Se preparan en casa y al llegar a la entrevista, todos parecen copias unos de otros. Por ello, algunas empresas le dan la vuelta a la tortilla y preparan entrevistas inesperadas, para poder ver las reacciones reales de los aspirantes.

 

¡A jugar!

Algunas multinacionales como Marriot, una cadena de hoteles de lujo,  se sirven de los videojuegos para seleccionar a sus candidatos. En este caso, los aspirantes tenían que administrar su propio hotel virtual a través de un simulador que la propia empresa había creado y con el que pretendían probar las habilidades de los futuros trabajadores. Se trata de un videojuego similar a los Sims o Farmville, pero aplicado a la hostelería. ¡Esperemos que no se les queme la tortilla!

 

La cámara oculta de Heineken

Heineken creó un proceso de selección totalmente diferente al resto, para el cuál el candidato no podía prepararse. Imagínate que a tu entrevistador le da una especie de desmayo o que suena una alarma de incendios y al salir ves a un montón de bomberos y a un hombre en la azotea. ¿Cómo reaccionarías? ¡Puedes ver la entrevista en este vídeo de cámara oculta!

 

Por sorpresa

Imagina que eres un joven estudiante de informática que está en su casa buscando en Google algo sobre programación web para un trabajo de la universidad. De repente, un atractivo banner te invita a formar parte de un reto muy especial. Tras resolver una serie de algoritmos, problemas de programación e introducir tus datos personales, ¡te llaman de Google y te invitan a hacer una entrevista en su sede! ¡Todo había sido una prueba, por sorpresa, del gigante empresarial! Esto es lo que le pasó a Max, que a los pocos días empezó a trabajar en la compañía.

 

Mensaje encriptado

El servicio de inteligencia británico MI5 colgó un anuncio en internet con un criptograma. Era un mensaje compuesto por cinco palabras encriptadas dispersas a lo largo de veinte páginas y que los aspirantes debían descifrar. Aunque era un reto complejo, recibieron más de 400 mensajes con la respuesta correcta.