Pikolin busca pasión y un punto de inconformismo

13 de abril de 2018
Guillermo Pinilla, becado en Pikolin en el I Talento Aragón Joven

“Entusiasmo, ganas de aprender y contribuir, pasión y mucha energía positiva”, eso es lo que Pikolin desea ver en los candidatos de la segunda edición de Talento Aragón Joven. “Buscamos profesionales que se planteen las cosas y que innoven en la búsqueda de soluciones”, indica Miguel Mazo, su director de Recursos Humanos, quien asegura que no se trata de encontrar al mejor, sino al que más se acerque a la forma de ser de la empresa. Además, un punto de inconformismo tampoco nos vendría mal”, añade.

La compañía está muy satisfecha con los resultados de la primera edición, y por ello, este año vuelve a participar en la iniciativa. Enrique Iniesta, responsable de Desarrollo de Recursos Humanos afirma que Talento Aragón Joven “fue un regalo para empresas y candidatos”. Y continúa: “Una organización impecable puso en contacto con las empresas a una selección de personas no solamente brillantes, sino además con una actitud inmejorable hacia la aportación de valor”. Miguel Marzo detalla que “los talleres, el intercambio de experiencias y la convivencia con universitarios de varias disciplinas saca lo mejor de cada uno de ellos”.

En la pasada edición la balanza se decantó por Guillermo Pinilla, que continua actualmente realizando sus prácticas en el departamento de Recursos Humanos, dentro del área de Desarrollo. Según nos explica el propio becado, esta área se centra en la formación, selección, capacitación y comunicación interna.

El director de Recursos Humanos asegura que este joven “está aportando una visión original a nuestra función de Comunicación Interna. Desde su formación en Humanidades tiene una manera de afrontar los retos de comunicación entre personas que resulta provocadora y, sobre todo, enriquecedora”.

El becado, por su parte, asegura que su experiencia está siendo “inmejorable”, que está aprendiendo nuevos conocimientos y habilidades. “Poco a poco voy adquiriendo responsabilidades dentro de mi área de trabajo y me siento valorado porque veo que mi trabajo diario es necesario y útil”, afirma. Destaca el buen ambiente laboral con sus compañeros y la gran disposición de todo el equipo a ayudarle en lo que necesite. “Lo más gratificante es que te plantean retos que en ocasiones pueden resultar complicados o desafiantes, pero que sabes que los conseguirás porque tienes un gran apoyo trabajando contigo codo con codo”. “En Pikolin estoy muy a gusto, noto que me valoran y me aprecian”, concluye.

De cara a esta nueva edición, Enrique Iniesta señala que en Grupo Pikolin están abiertos a contemplar varias alternativas: “Seguiremos valorando los perfiles de humanidades; entendemos que aportan calidad a la visión del aspecto humano de las organizaciones, algo que cada vez tiene más peso en el código empresarial”. Del mismo modo, asegura que también quieren sondear perfiles técnicos que quieran conocer cómo se gestiona una empresa industrial.